Cómo Funciona

Como funciona ThetaHealing

 
El amor y el respeto del libre albedrío son los ingredientes primarios de la
receta ThetaHealing.
 
Es el Amor el secreto que permite Transformar, Regenerar, Alinear Todas las
Energías del Cuerpo con las Emociones, los Sentimientos y los
Pensamientos, Creando el Equilibrio.
Las potencialidades individuales a menudo estan frenadas y enterradas bajo
los escombros del dolor, de los condicionamientos, de los miedos, de los
sentimientos de culpa e inadecuación...
Todas estas emociones poco armónicas que se han cristalizado con el paso
del tiempo en los sistemas de creencias, se han vuelto modelos de defensa y
de reacción, impidiendo el pleno disfute de la vida propia.
 
Con ThetaHealing nuestra consciencia tiene la posibilidad de manifestarse a
través de la imaginación,  la visualización, las sensaciones y las acciones.
Libres de condicionamientos atàvicos, conscientes de nuestro verdadero yo y
de nuestro potencial ilimitado, podemos reconocer el ser Co-Creadores
Divinos, recuperando la certeza de nuestra unidad y de nuestro ser (como)
parte activa de Todo lo que Es.
A través de ésta línea recta, estamos siempre conectados al Manantial,
volviéndonos Co-Creadores de la transformación y curación sobre nosotros
mismos y toda forma, animada o no.
 
Descripción  de una sesión de ThetaHealing:
 
1. La sesión se inicia con una charla con el Cliente que esplica al Praticante
    de Theta qué es lo que quiere cambiar en su vida.
2. A través del  Test Muscular Kinesiológico, son verificados los bloqueos o
    las creencias limitantes sobre las que empezará el trabajo.
3. El Practicante pide permiso al Cliente para poder iniciar los procesos
    de cambio.
4. Una vez recibido el Permiso, el Practicante pone la intención en cambiar
    una realidad en particular y se posiciona en el Estado Theta, accediendo
    de esta manera a las ondas cuanticas de las probabilidades infinitas, que
    muchos definen como Creador de Todo Lo que Es.
5. El Practicante ordena los cambios necesarios Testimoniando así la
    disolución de la vieja realidad y la sustitución por una nueva. En esencia,
    el Practicante Observa y tal proceso de observación refleja el momento en
    que la conciencia crea la realidad.
6. Este proceso de co-creación, y por lo tanto esta nueva realidad, no la
    decide el Practicante sino que emerge del Creador por la voz del proprio
    Practicante que, en el estado Theta se contecta intuitivamente
    con lo Divino.
 
Sencillamente el Practicante Observa los Cambios en el Cuerpo y en el
Campo Energético del Cliente.